La importancia de la piel

retrato nerea

No me refiero al hecho de ducharse con un gel PH neutro ni cuidarla con productos para hidratar o exfoliar ni nada de esto. No, me refiero al hecho de prestar toda la atención posible a la hora de editar un retrato –más que a las imperfecciones de la piel-, a la variación de sus tonos de color.

Muchos tenemos pequeñas berrugas, marcas, cicatrices, granos que son eternos y cosas parecidas, que, al fin y al cabo con 4 clics en Photoshop desaparecen como por arte de magia, pero la cosa no acaba en quitar lo que molesta, esa es solo una pequeña parte del arduo trabajo que tenemos por delante.

La homogeneidad de tonos de la piel es un trabajo mucho más importante que el de quitar pecas, también mucho más complicado y nos robará mucho más tiempo. Por supuesto que hay software especializado que nos ayuda a estos menesteres y yo era de los que utilizaba este tipo de software, más que para las imperfecciones lo utilizaba para la corrección de estos tonos molestos e irregulares y el resultado me parecía bueno de verdad.

Con un par de clics tienes una mejora importante, pero un buen día, editando una piel algo más complicada en este aspecto, no me convencieron los resultados y me propuse hacerlo de manera manual. Requiere mucho más tiempo y dedicación, evidente, pero para mí ya no hay color…

 

Nerea retrato

 

Me consta que Nerea ha quedado muy contenta con el resultado. Ya somos dos.

 

Para acabar, destacar también la importancia a la hora de escoger modelo –si se puede– en función de los resultados que queramos obtener. Dicho de otra manera, si tenemos que aplicar software para la piel siete veces seguidas, lijar, poner masilla, utilizar una escarpa y un disco de púas de acero con una amoladora para conseguir una piel con la textura de una bolsa de basura y los tonos de color propios un gorrino moribundo, seguramente nos hayamos equivocado, o bien escogiendo modelo o en el esquema de luz, pero eso ya es otro tema.

Deja un comentario

error: Content is protected !!